Triple celebración..Boda de Janet y Abimalec

Janet y Abimalec son peruanos y se conocieron a través de paisanos, amigos en común. Tienen un año de noviazgo y cuando se es adulto, como dice Abimalec “no se puede esperar mucho tiempo. La boda se realizó el 2 de julio, dia en que la novia cumplía 50 años de edad y a su vez, los padres de Janet celebran el 50 aniversario de bodas. Ambos son muy creyentes, por lo tanto, les incluí en el evento, el cordón de los tres hilos y el lazo de amor infinito. El altar lo colocaron en el jardin, debajo de un árbol, cuya copa forma un corazón. Todo estaba lindamente decorado en blanco y dorado.

Bendecidos con amor para que sea por siempre y para siempre

17 años de amor… Boda de Flor y José

Flor es de Guatemala y José es salvadoreño. Tienen 17 años de estar juntos y comparten cinco hijos adolescentes, los cuales formaron parte del cortejo y al final de la ceremonia, corrieron a la entrada a poner fuegos artificiales. El evento tuvo lugar el dia 28 de mayo, 2022, en el jardin de la casa de los novios y con una hermosa decoración realizada por J Rwental Party, en tonos blancos con azul Navy. Espectacularmente hermoso.

Bendecidos con amor para que sea por siempre y para siempre

Torta de buena suerte…Boda de Yolanda y Henry

A veces, los detalles de la cultura de un país son los que unen a la pareja y así ha sido en el caso de Yolanda y Henry. Ambos son peruanos, se conocieron en Long Island, tienen ocho años de noviazgo y comparten el gusto por la comida y tradiciones de su país. Vinieron a mi capilla, acompañados de un grupo de amigos y tanto ellos, como sus acompañantes, disfrutaron reír y bromear en el dia del casamiento. Yolanda trajo su torta de matrimonio, riendo y explicando que: “boda sin torta no es boda. Hay que tener torta para que todo salga bien”

Bendecidos con amor para que sea por siempre y para siempre

A pesar de todo…. Boda de Sonia y Diego

Sonia y Diego son colombianos. Su dia de bodas no fue nada tranquilo. A pesar de todo, pudieron casarse, una hora después de la establecida, que era 5 PM. Unos minutos antes de las 5, Sonia me llama para decirme que se le quedó la licencia matrimonial. No se puede hacer nada, que no sea devolverse a buscarla. Diego, por su parte, venia directo del trabajo, y su ropa la trae la novia, por lo cual, no puede cambiarse hasta que ella llegue. Con los nervios, algo adicional siempre pasa y la policía detiene el vehículo de Sonia y le ponen una multa. Los novios tienen varios años juntos y dos hijos varones. Los acompaña una pareja, a la cual tuve el placer de casar hace unos meses. Entre bromas, nervios y sonrisas, dijeron su “si acepto” y se fueron felizmente casados.

Bendecidos con amor para que sea por siempre y para siempre

Salvadoreños… Boda de Fatima y Gilberto

Fatima y Gilberto son salvadoreños, se conocieron en Long Island y tienen diez años viviendo juntos. Disfrutan de una linda familia conformada con sus dos hijas, Katherine y Belen. Gilberto llegó acompañado de su abuela, Herminia Mejía. Las damas de honor fueron las hermanas del novio; Cruz, Griselda y Maria Mejias, y la hermana de la novia, Erika Alfaro. Los pétalos los regaron las hijas de los novios. La novia llegó acompañada de su madre, Maria Arias. La boda fue el dia 22 de mayo a las 4:30 y cómo rara vez sucede, antes de las hora fijada, ya estaban presentes los novios, familiares y amigos.

Bendecidos con amor para que sea por siempre y para siempre

Un día me casa a mí… Boda de Lorena y Alfredo

Lorena es una simpática joven que trabaja en el Restaurante Casa Vieja (Brentwood); allí yo frecuentemente hago bodas y siempre que coincidía con Lorena me decía: “un día me casa a mí” y ese momento llegó. El 22 de mayo tuve el placer de recibirla en mi capilla. Ella se cambió en mi hogar, por lo tanto, le ayudé a ponerse el vestido, organizar el armador, hacer los lazos de la espalda y revisar que todo quedara perfecto. Los novios, Lorena de El Salvador, y Alfredo, de Mexico, vinieron con sus tres hijos, los padres y hermanos de la novia y algunos amigos. Un grupo feliz que después iban a la playa a tomar fotografías para luego celebrar.

Bendecidos con amor para que sea por siempre y para siempre

El Salvador y Honduras… Boda de Jessica y Christian

En septiembre 2017, tuve el placer de visitar el jardin del hogar de Maria y Mario Pereira para unirlos en matrimonio. En esta oportunidad, los recibí a ambos en mi capilla, para celebrar la boda del sobrino de Maria; Christian, con su novia, Jessica. La mayoría de los presentes eran familia del novio y también estaba la madre de la novia. El ambiente siempre estuvo con una linda energía de amor.

Bendecidos con amor para que sea por siempre y para siempre

Venezuela e Italia en NY… Boda de Natacha y Vincenzo

Natacha es una linda venezolana que hace unos años se mudó a Nueva York, con su pequeño hijo. Buscaba nuevos destinos y encontró el amor, en Vincenzo, italiano. Vinieron acompañados de los padres del novio, quienes viajaron desde Italia para estar presentes en el evento; la sobrina de la novia con su esposo e hija; unas amigas de la novia y su hijo. La novia escribió una linda carta de amor que leyó, entre lágrimas y sonrisas, al final de la ceremonia.

Bendecidos con amor para que sea por siempre y para siempre

Amor de colegio… Boda de Idania y Alexis

Idania Graciela y Alexis Palacios son salvadoreños y se conocieron en Long Island, mientras asistían a clases de bachillerato. Allí se enamoraron y tienen tres años de noviazgo. Hace unos meses, tuve el placer de unir en matrimonio a Yenny, hermana de Alexis; por lo cual, estuve rodeada de caras conocidas en el evento. La boda se hizo en el jardin del hogar, con una carpa para protegernos del frio, que aun se siente en primavera y decoración en blanco con tonos dorados y lila.

Bendecidos con amor para que sea por siempre y para siempre

El Salvador y Mexico … Boda de Jennifer y Lucio

Jennifer nació en Estados Unidos y sus padres son salvadoreños. Lucio es mexicano. Se conocieron en Nueva York y tienen cuatro años de noviazgo. Ambos novios llevaron sus votos por escrito y ambos resultaron emotivamente hermosos, generando aplausos de todos los presentes.

Bendecidos con amor para que sea por siempre y para siempre