Flores para la novia Boda de María y Mauricio

fullsizeoutput_fec9.jpeg

Una pareja super simpática y por supuesto, con los nervios usuales de los novios en el día especial de compromiso. Nunca falta una anécdota en una boda. La novia olvidó en su casa el ramo de flores. Me llamaron en el camino y mientras yo intentaba resolver, ya se pararon y compraron un ramillete de flores, que al llegar a mi capilla, la madrina, con una creatividad increíble, cortó y arregló para que pareciera un bouquet de novia. Simplemente sencillo y hermoso.  Todo resuelto por qué el amor  todo lo puede.

Los novios María y Mauricio, dos salvadoreños que se conocieron y enamoraron en Nueva York, vinieron acompañados de dos parejas de sus mejores amigos, quienes sirvieron de testigos. Un grupo feliz de compartir la ceremonia de bodas.

Bendecidos con amor para que sea por siempre y para siempre