Ultima boda 2019 en mi capilla Boda de Yeidi y Edgar

La espontaneidad es una de las agradables virtudes de la gente feliz y positiva.  En la mañana del 30 de diciembre 2019, Yeidi me llamó para informarme que estaba en el clerk del town, adquiriendo la licencia matrimonial y me llamaría en una hora para ver cuándo los podia casar.  En efecto, un rato después, recibo la llamada y su pregunta: ¿cuándo nos puede casar? En broma, le contesté: quiere mañana? y ella de inmediato dice que sí.  Le hago saber que es chiste, que es 31 de diciembre y es una fecha familiar. Ella insiste que le case en cualquier hora del dia y así acepté hacerlo a las 2 PM.  Estos dos jóvenes de El Salvador, vinieron acompañados de su pequeña hija y hermanos del novio.  Sin embargo, trajeron con ellos mucho amor y alegría. Una linda ceremonia para una amorosa pareja.

Bendecidos con amor para que sea por siempre y para siempre

Llorar de felicidad…Boda de Reina y Juan Francisco

 

Reina y Juan Francisco, son dos Salvadoreños, que ya tienen varios años juntos y unos simpáticos hijos. Vinieron acompañados de un intimo grupo familiar, quienes se mantuvieron siempre pendientes de cada detalle de la ceremonia.  La alegría de todos, incluyendo a los pequeños, fue constante en todo momento.  En el acto de las promesas matrimoniales, los sentimientos salieron a flor de piel, haciendo que los novios lloraran y la emoción contagió a todos los presentes, que los copiaron y tuve que esperar a que los pañuelos llegaran a todos y darles unos minutos para que regresaran a las risas de felicidad que trae una boda hecha con amor.

Bendecidos con amor para que sea por siempre y para siempre

Boda de Melissa y Ronald

 

Ronald (El Salvador) y Melissa (República Dominicana) vinieron a mi capilla, acompañados del padre y el tío del novio, también vino el mejor amigo de la pareja. Una ceremonia intima, plena de alegría, buen humor y mucho amor. Las perennes sonrisas muestran la felicidad de los recién casados.

 

Bendecidos con amor para que sea por siempre y para siempre

 

 

Dos ceremonias en una …Boda de Marta y Jireh y aniversario de los padres

Desde hace varios años, he compartido en múltiples ocasiones,  con un excelente profesional de la fotografía, Fernando Alonso, haciendo bodas en Central Park. Cuando sus ocupaciones lo llevan a otros países, envía a su hermana, Marta,  a hacerle la suplencia.  Así sucedió en mayo 2018, cuando hice la boda de María y Jorge, una pareja que vino desde España a realizar su sueño de casarse en Nueva York.  Al finalizar la ceremonia, Marta, llena de alegría, gritaba: “Maria: nosotras somos las próximas y a su lado estaba su novia Jireh” .  La novia les tiró el bouquet, el cual las dos tomaron a una misma vez, gritando y riendo de la alegría de anunciar su compromiso ante el futuro oficiante de bodas.

El pasado 14 de octubre tuve el placer de unir a Marta y Jireh en matrimonio.  Estuvieron acompañadas de los padres de una de las novias, quienes  vinieron desde España con otros familiares y  amigos.  Un grupo muy divertido y ameno.  Las fotografías estuvieron a cargo de Fernando Alonso.

 

La pareja escogió el 14 de octubre en honor a que los padres de Marta, que han sido un gran apoyo en la relación, cumplían 31 años de casados ese día, por lo cual, antes de iniciar la ceremonia de bodas, hicimos un ritual del cristal del amor y les pedimos que renovaran sus votos enfrente a hijos, familiares y amigos.

Marta y Jireh entraron juntas, vestidas muy lindas, exactamente iguales, acompañadas de su mascota, un simpático perro que parecía hablar durante la boda. Para el ritual del amor indivisible, trajeron arenas de las playas de la ciudad natal de Marta (España) y de la de Yireh (Republic Dominicana), hicimos el cristal del amor, bendiciones de parte de los padres, palabras de la prima Andrea y realmente, fue una ceremonia siempre cubierta de Alegrías, risas, lagrimas, emociones y mucho amor, sobre todo, mucho amor.

Bendecidas con amor para que sea por siempre y para siempre

Bendecidos en su nuevo hogar Boda de Viviany y Luis

En el acogedor y hermoso hogar de la pareja, Viviany y Luis, tuve el placer de unirlos en matrimonio. La sala fue decorada por la novia y sus familiares, logrando el efecto de un pequeño y agradable salón de ceremonias. Los novios estuvieron acompañados de sus padres, algunos familiares y amigos. Algo íntimo y amigable, lindo entorno para iniciar la vida matrimonial.

Bendecidos con amor para que sea por siempre y para siempre

Uno para el otro Boda de Paola y Rafael

Paola y Rafael tienen ocho años juntos. Fueron presentados por una amiga de Rafael que salía con un amigo de él y ella  pensó que podían hacer doble cita.  Paola y Rafael se enamoraron y hasta ahora, son el uno para el otro, acabando de cumplir su sueño de unirse en matrimonio. Sus amigos tristemente rompieron al poco tiempo de haberlos presentado.

Paola y Rafael vinieron acompañados a Nueva York, de los padres del novio y los hermanos de la novia. Usamos emotivamente las arras de la madre de Rafael, un bello lazo que simboliza el amor infinito y por supuesto, el cristal del amor que es infaltable en mis ceremonias. La ceremonia tuvo lugar en Ladies  Pavilion en Central Park.

Bendecidos con amor para que sea por siempre y para siempre

Wedding Passport…Boda de Allendy y Juan Manuel

Todas las bodas son hermosas porque son reflejo del amor; sin embargo, cada historia es diferente y en cada una de ellas hay anécdotas que así lo demuestran.  Allendy y Juan Manuel son dos jóvenes, oriundos de Colombia, que se conocieron cuando trabajaban juntos. Al principio, solo eran compañeros de labor, hasta que Allendy comenzó a notar que él era diferente. El vestía ropa formal con zapatos de tenis y eso le hizo interesarse en su personalidad. Poco a poco, se fueron conociendo y floreció el amor que los hizo venir juntos a Florida, hace tres años, el mismo tiempo que ambos tenían sin ver a la familia, quienes vinieron  a acompañarlos a celebrar su matrimonio en Central Park, New York.  La simpática tarjeta de invitación les ofrecía a sus seres queridos un pasaporte a su dia de felicidad; el 5 de julio de 2019.

Juan Manuel estuvo acompañado de sus padres, de su pequeño hijo, Camilito y de la romántica melodía de amor que le cantó a su futura esposa, a los acordes de la guitarra, cuando ella llegó al lindo lugar de Cop Cot en Central Park.

La entrega de la novia estuvo a cargo de su “abuelito” como ella le llama, un emocionado señor quebrindó unas hermosas palabras a su nuevo nieto, pidiendo que le cuidara y amara a su nieta.

El lugar estuvo decorado con múltiples mariposas de colores, incluyó rituales de la campana, arena, cristal del amor, bendiciones de reiki, circulo del amor infinito. Todo momento pleno de alegrías, risas y felicidad.

Al final de la ceremonia, la tía Mechi, recitó una poesía en honor de los novios, lo cual ha hecho como
tradición en cada una de las bodas de la familia.

Bendecidos con amor para que sea por siempre y para siempre