Un adorable jefe….Boda de Areli y Sebastian

Una joven mexicana llega a Long Island, sin familia ni amigos; solo con el deseo de superarse y ser feliz. Nunca se sabe dónde se encuentra la felicidad y el  primer empleo de Areli fue en un restaurante donde tenía un adorable jefe; de Colombia, el joven Sebastian.  Ambos con culturas completamente diferentes, sin embargo, comenzaron a compartir sus experiencias e intercambiar costumbres. Así surgió el amor que los llevó a unirse en matrimonio el 27 de julio en el hogar de los padres de Sebastian.  Acompañados de familiares y amigos del novio, que ahora también lo son de Areli, sonrieron todo el tiempo, demostrando lo feliz que estaban de casarse.

Bendecidos con amor para que sea por siempre y para siempre

Consentidos por la hermana Boda de Sulma y Fabio

Desde el primer contacto, conocí a la hermana del novio, Dora, quien se encargó de organizar todos los detalles de la ceremonia, incluyendo la contratación del local, fotógrafo, decoración, comida y mis servicios. La alegría y entusiasmo que ponía en todo momento, demostraba que realmente estaba consintiendo a su hermano y a su cuñada.  Todo quedó muy lindo, un pequeño grupo de familiares, un acogedor salón dentro de la pizzería Marios y por supuesto, los detalles de mi ceremonia de bodas.

Bendecidos con amor para que sea por siempre y para siempre

Glamour en rosa..Boda de Mayra y Harold

 

Con mucha luz, cantidad de flores en tonos blancos y rosados, decoración  color champaña y rosas, se realizó la ceremonia de bodas de la joven Hondureña, Mayra y su novio, peruano, Harold. Los novios estuvieron acompañados de familiares y amigos. Cantidad de jóvenes del cortejo que alegraban el lugar con el brillo de sus trajes y de sus sonrisas. El resplandor de la bella decoración del salón Verdi’s en Old Westbury fue el lugar escogido para esta feliz unión.

Bendecidos con amor para que sea por siempre y para siempre

Sueño americano Boda de Marta y José

En el jardín del hogar, decorado en blanco, con detalles en rojo y plateado, se reunieron un grupo de familiares y amigos para compartir con Marta y José, el momento de ellos unirse en matrimonio.  Los novio conocieron en su país de origen, El Salvador.  Se enamoraron y decidieron venir a crear un futuro mejor en Long Island. Acá tienen una bella familia con tres pequeños hijos. Todos sonrientes y felices de su compromiso de estar juntos hasta que la muerte los separe.

Bendecidos con amor para que sea por siempre y para siempre

Bendecidos en su nuevo hogar Boda de Viviany y Luis

En el acogedor y hermoso hogar de la pareja, Viviany y Luis, tuve el placer de unirlos en matrimonio. La sala fue decorada por la novia y sus familiares, logrando el efecto de un pequeño y agradable salón de ceremonias. Los novios estuvieron acompañados de sus padres, algunos familiares y amigos. Algo íntimo y amigable, lindo entorno para iniciar la vida matrimonial.

Bendecidos con amor para que sea por siempre y para siempre

Amor en altamar..Boda de Krissia y Jonathan

DSC_1135.JPGCuando creía que ya había hecho bodas en todo tipo de locaciones, me di cuenta que faltaba una; en un yate en altamar.  El pasado domingo 14 de julio tuve el placer de unir en matrimonio a Krissia y Jonathan, quienes tienen varios años juntos e inclusive unos lindos hijos que conforman su bella familia. Jonathan es hijo de nuestra amiga, fotógrafa, Teresita Soriano con quienes tenemos el honor de compartir en varias ceremonias de bodas en Long Island.

Al llegar la novia y completar todo el grupo esperado, padres del novio, padre de la novia, hermanos, primos y amigos, en resumen un grupo de gente divertida, amable y excelentes anfitriones, nos hicimos a la mar y al estar bien lejos del puerto, nos fuimos al frente del yate a realizar la ceremonia, rodeados del azul del cielo y del mar.

Bendecidos con amor para que sea por siempre y para siempre

Uniendo El Salvador y Perú Boda de Carlos y Yhaeelly

Una linda y simpática pareja, donde Carlos es de El Salvador y Yhaeelly es del Perú; dos culturas que se unen en una tercera que es el entorno donde viven, en Long Island. El amor no tiene fronteras ni distingos, une a los corazones que se reconocen y se prometen estar juntos por siempre.

Acompañados de familiares y amigos, prometieron quererse, cuidarse y acompañarse por el resto de sus vidas. Siempre sonrientes, tomados de la mano y cruzando miradas de amor, fueron unidos en matrimonio hasta que la muerte los separe.

 

Bendecidos con amor para que sea por siempre y para siempre